martes, 24 de junio de 2014

Mi Papá


Transité por la vida, pensando que mi viejo, era mi sombra. Mi marcador personal

 

Su ascendencia, calaba hondo en mí. Tenía carácter el viejo. Pero también tenía imaginación. Ese ingenio, supo reemplazar lo que no sabía expresar en palabras. Entonces

La demostración, venía por otro escenario. No se permitía fallar en lo que eran sus ideas acerca de la vida, acerca de sus creencias. Su talento para el dibujo, también tuvo un espacio, para expresarse. Muchos cuadernos de primaria, supieron de sus sutilezas, y entonces fue el Mejor Belgrano que he visto en mi vida, el que quedó plasmado en aquellas hojas. La Casa de Tucumán, fue una pintura al óleo, que nada tenía que envidiar al mejor Da Vinci.

 

Pero me faltaba algo…

Creo que él lo sabía. Pero su modo de expresarse, continuó por aquel camino, y de esa manera, como el Gran Benigni, supo reemplazar las carencias, con aquella imaginación, y entonces con mi Hermana, éramos los más veloces, calzando zapatillas Flecha….y compartíamos la Bici, que era usada, pero era la más linda, y armábamos los carritos con rulemanes en el cuartito del fondo, y ni hablar de los barriletes, con caña tacuara, cortada por el mismo, y robando algún pedazo de tela, para la cola de las sabanas viejas, que mi Mama guardaba celosamente (nunca supimos para que); y andar en Bici, lanzarse por las bajaditas con el carrito, y remontar esos Barriletes, y jugar a la paleta, eran las hazañas más grandes solo comparadas, con escaparme a la Leca (brazo del río Reconquista) muy lejos de casa, sin decirle nada a la vieja..

 

Pero me faltaba algo….

Creo que él lo sabía. Entonces, la adolescencia era presente, y las épocas habían cambiado bastante. Entonces la imaginación y el talento, nuevamente desplazaron aquellas carencias, y en nombre del Futuro, se animó a mostrar que había más allá de una mirada. Fue el impulsor de mis sueños. Quien me animó a ir por más, quien marcó a fuego, los pasos de mi vida.

 

Entonces ya no me falto nada. Creo que él lo supo, entonces, ocupó sus días, en el…

Pero aquel talento, aquella imaginación, ya estaban algo desgastadas. Claro, el paso del tiempo, había mellado, aquella herramienta del alma, y estaba algo cansado, y sufrió aquella traición al ser despojado de sus labores, pero calló. Esa era su forma.

 

Pero le faltaba algo…..

Creo que yo lo sabía, entonces, aquellas noches que pasábamos en vela, en su internación, fueron la magia y la esperanza, en un formato de enfermedad Terminal, y como él supo hacerlo, pude darle como el Gran Benigni, un sello a su vida, del modo que el merecía. Soñando, hablando pasionalmente de todo cuanto amamos, y defendiendo a ultranzas aquellas ideas por las cuales estamos convencidos, vale la pena jugarse y vivir.

 

Papá ya no está.

Murió un domingo de octubre, hace ya casi 5 años.

 

Dejó para mí, todo cuanto pudo soñar, pero más aún consolidar en la educación, en el día a día. Su legado, falto de palabras, abundó en expresiones y mensajes, que solo se pueden comprender cuando el espíritu templado por el amor, está preparado para continuar aquel camino, que espero transitar dignamente.

 

Que todos quienes tengan la Bendición de ser Papás, tengan la capacidad de comprender que le falta a su Hijo, y mediante la palabra, o cualquier medio de expresión puedan manifestarle su amor.

 

Un Abrazo Papá

 

Feliz Día Viejo

 

Te quiero Mucho

 

Patricio