domingo, 15 de junio de 2014

Censura, Libertad y Vida


Nunca debemos dejar de reconocer y apreciar el aporte cultural; debemos esmerarnos en prestar atención, a tan dedicado esfuerzo, por salir de la mediocridad.-

Resulta obvio, que a esta altura, cualquier mortal, mas siendo Nativo en estas tierras, pueda adjudicarse, argumentando razones y valiéndose de derechos de letra negra, que es poseedor de las libertades individuales, y sus riquezas.-
Resulta absurdo luego, como gritamos a los cuatro puntos cardinales, lo injusto de la conquista y el despojo que aún hoy sufren los indígenas, verdaderos dueños, reconocidos por la Humanidad Toda.-

Pero la riqueza que nos ofrece este espacio de cultura, justamente nos permite transitar, por la vida, con sabios e ignorantes.-

Celebro, la exposición; porque de alguna manera, nos enseña, nos educa; predicar en la educación, en la lectura, tan dejada de lado en las últimas dos décadas, no hace más que comprometer a todos aquellos que tenemos la suerte de compartir con este tipo de personas nuestros espacios de vida.-

En este punto, no me permito avanzar, sin antes declararme ignorante de muchas de las cosas que pasan en la vida, y que legalmente me dejan fuera de discusión.- Solo tengo la actitud de vida, y alguna que otra idea para debatir, si es que se trata de evolucionar aprendiendo de otros, debatiendo ideas, fijando metas, objetivos, y como siempre digo, buscando el fin con principios….

Creo, estar convencido, que tal vez, no llegue nunca jamás, a niveles de conocimiento como el de mi Madre, quien por su altura intelectual, nivel de conocimiento, capacidad y aplicación, quien escribe, no es digno de llegar a un nivel de conversación cuyo intercambio, pueda llegar a enriquecer un céntimo su nivel intelectual.-

Estos ilustres desconocidos, son solo un repaso del tipo de expresión cultural a la que adhiero; por el otro camino, por el de la notoriedad, solo he accedido a leer y escuchar a tipos como Alejandro Dolina, Joaquín Sabina, Jorge Bucay, Paulo Cohelo, Alejandro Apo, Víctor Hugo Morales, el Flaco Menotti, Jorge Valdano, el Negro Fontanorrosa, Caloi, Quino, García Lorca, Serrat, Julieta Parra, León Gieco, Machado, García Márquez, el Flaco Spinetta, Charlie García, la negra Sosa, The Beatles.-

Esto, más que una confesión, es una declaración de amor, a todos los que quieran compartir un espacio de vida, conmigo; porque se sabe, como todo, que de nada sirve disfrazar la realidad, porque a la larga se deteriora.- Mejor la Verdad.-
Declarado ignorante, entonces, quiero cerrar con una reflexión, que parte de una historia real:
Cuenta la historia que un cronista de prensa hambrienta de noticias, tremendistas y amarillistas, e influenciado por el poder (léase J.E. Hoover), realizó terribles campañas, en contra de un foráneo, que se atrevió a usurpar desde un terreno franco, sin armas, más que su noble sonrisa, y notable actuación, al pueblo, llamando a la reflexión desde el talento, la comicidad, y el amor.-
Pero las estructuras establecidas, el odio y la desenfrenada carrera por destruir, lograron su cometido, y llegaron a expulsar de su tierra a ese atrevido extranjero.- Sigue la historia, y cuenta que cuando este cronista, del cual hoy nadie recuerda su nombre, ni el periódico donde trabajó, salió de su despacho, presuroso, con una nota en sus manos, y expresó:
"Listo, con esto destruyo al insecto".-
El escrito publicaba detalles de la vida personal de la persona atacada, y dejaba evidencias claras, del desorden emocional y sentimental, y cuya vida social dejaba mucho que desear,
a tal punto que se puso en duda su moralidad, y en nombre de la Justicia, se le ordenó abandonar el País, condenándolo a un exilio de más de 20 años.-
Ese escrito jamás habló de la alegría de la gente, del legado, del esfuerzo del amor; solo apuntó a destruir.-
Ese insecto era SIR CHARLES CHAPLIN, quien la misma justicia que lo condenó tuvo su escarmiento en el año 1973, cuando la Academia de Artes de Hollywood, premió con un OSCAR al talento, la historia, el legado y al amor brindado, al recordado Charlie.-
En ese camino, suscribo mi identidad, y en Honor a las fuentes donde he abrevado, seguiré transitándolo, ya que por él, han pasado, El Diego, Lennon, y mi Cristo.-

Perdón por mi ignorancia