sábado, 28 de junio de 2014

Lujan Sport Club


El futbol; juego; deporte; competición; maravillosa forma de vida, que realmente no tiene límites.

Si solo fuera, mirar por tv todos los partidos que se transmiten….si  es el fanatismo que te lleva a seguir tú divisa por todos lados, pero no…

 La cosa pasa por la esencia de la pasión. Inexplicable amor, por una pelota, por las tribunas repletas; por el olor a choripán; por las dimensiones del terreno de juego, por el verde césped…solo quienes saben esto, sentirán lo mismo, cuando asoman por la tribuna, y miran todo aquello, con una emotividad que corta de respiración y nubla de lágrimas la visión.

Por eso, por más que el origen de este juego, se importó de otros lados, estas cosas, son única y particularmente nuestras.

Tanto es así que es el caso del Colorado  Giovannini. Mendocino; nacido, criado y habitante orgulloso de Luján de Cuyo. Fanático de River. Pero mucho más fanático del equipo local de sus amores. El LUJAN SPORT CLUB ¡!! El granate, para los sabedores de la liga mendocina de futbol.

El Colorado lleva tan lejos su amor por el grana, que trasciende, sobrepasa sus otras pasiones; los fierros y el vino.

He aquí, el mejor ejemplo, de lo anteriormente expuesto. Un fiel exponente del amor, por su divisa. Un entrañable defensor de todo cuanto tenga relación con sus colores, y más aún; un embajador de los logros de su club.  Los deportivos y los que marcan crecimiento de una entidad; la construcción de un salón; la ampliación  de los vestuarios de damas;  la conversión del fondito, en una cancha de bochas, y muchas cosas más.

Tal es la cosa, que alguna vez, nos enrostro el campeonato obtenido, en la liga local….; imagínate…, cuando se largó a contar….la mirada de todos nosotros… porteños unos, santafecinos otros, hasta había puntanos, que no aportaron palabra a la conversación; EL GRANA SALIO CAMPEON, dijo el colo, sin ponerse de su mismo color.

Quieeennn…!!??? Dijo uno de Banfield, relojeando un diario, (mientras buscaba afanosamente, que Lanús, no haya sido campeón)

El grana, te digo, exclamo el colo. Lujan de cuio salió campeón huevon

Paaaaa…que lo parió dije para mis adentros; todavía no llegue a conocer a todos los equipos de los torneos argentinos, y ahora, para no ser menos, voy a tener que aprenderme los de las ligas locales, sino quiero pasar vergüenza, más habiendo salido campeón; como puedo ignorar semejante proeza ¡!!???

Y no quedó ahí la cosa; porque se agrandó el colorado, cuando vio que estábamos en bolas; entonces largó otro anuncio; “Y AHORA VAMOS A CLASIFICAR PARA EL TORNEO ARGENTINO….”

Ya ahí….pensamos en cagarlo a trompadas; porque una cosa es ser fanático, y otra tomarnos por pelotudos; pero como lo queremos como amigo, solo lo mandamos al carajo. Es más; en un momento, sospeche que el colo, estaba consumiendo alguna sustancia  y al igual que Lennon, comencé a ver las iniciales del Club y de causalidad no dio LSD, ya en este caso, es LSC…

Luego de soportar tamaña exposición de fanatismo, dejamos al colo con su pasión y nos dedicamos a mangarle el malbec, que produce su tío, que es una maravilla, y que de tanto ilustra una mesa con su sabor.

Conforme pasaron los meses, nos fuimos olvidando del episodio y del Grana Campeón. Total; semejante hazaña, no había sido tenido en cuenta en los horarios centrales de los noticieros deportivos televisivos de las grandes cadenas, ni llegó a ser tapa de revista de ningún diario ni semanario del futbol.

Más; se cuenta, que llegó a los oídos del máximo dirigente del futbol nacional, por parte de un empleado que le servía el café, que era mendocino de Lujan de Cuyo, contándole  cómplice la hazaña, y al otro día fue despedido, por sospecha de encontrarse en estado de ebriedad, ya que buscaron en los registros de la entidad, y no había ningún equipo denominado de ese modo.. Pero eso no pudo ser confirmado.

Pero, sobrevino lo inevitable. Llegó el temido momento, advertido por todos; esperado por unos pocos…..

Encuentro en Malargüe; una copa mecía un riquísimo cabernet sauvignon….sentado en un cómodo sillón, mi mente, se dedicó a volar…un  poco por la belleza del lugar y sus paisajes…otro poco (bastante) por la degustación que ya llevaba un par de horas…, y de repente como si fuera la salida de un equipo al campo de juego, el colo, espeta a los cuatro vientos, sacándome de ese momento tan íntimo…..: EL GRANA CLASIFICO AL TORNEO ARGENTINO CARAJO…!!!!

Confieso, que mi mirada, quedo fija clavada en sus ojos; lo cual, muchos de los habitantes de lugar, no se sorprendieron, porque se ve, que es la misma mirada perdida que tenía al momento de comenzar a catar los vinos de la cava del lugar… pero no me detuvo ni eso, para responderle a este animal: Ahh seeee… en serio…?? (Minimizando despectivamente el mérito)… “SI GÜEVON…” me afirma con la misma seguridad, con la que yo trato de afirmarme al asiento…; pero mira vos que bien…!!! (Me sale decir… como expresión máxima de alegría…), y al incorporarme lo encaró con la mismas intenciones que Tyson a su rival… pero solo una cosa me detiene. Congela el tiempo. Me deja sin reacción.

Justo, cuando estaba decidido a decirle que me importaba un bledo y que quien corno es el  Grana de Cuio, y donde mierda queda la cancha y cuanta gente puede entrar… Me sale con esto.

Parece ser, que los que Si, creían que era posible, la hazaña del Grana, fueron previsores, y trabajaron largo tiempo, en eso de aggiornar la cancha a las serias exigencias que la entidad que rige los destinos del futbol profesional solicita.

Juro por lo más sagrado de mi vida, que son mis hijas, que nunca escuche semejante cosa. Porque en mi esquema de pensamiento futbolero, me hice a la idea, que me iba a salir, con alguna contratación de esas figuras, que llegan a jugar a los clubes del interior, que pretenden alcanzar un poco más de gloria; pero no. Me equivoqué; esta gente realmente, afectada por el sol, y por el orujo en buen estado, se anima a cualquier cosa.

Porque la cosa era tan en serio, que se les fue de las manos. Porque yo creo que si se escuchaba decir la barbaridad que dijo, no se hubieran largado a hablar siquiera. Pero sí.

El colo, al igual que aquella vez, exclamó: “EL ESTADIO TIENE CAPACIDAD PARA 5000 personas…” y con las reformas, van a poder entrar 10000 todas cómodamente sentadas…”; hasta ahí, todo parecía ser normal; nada hubiera llamado la atención; pero el remate fue tremendo, SOMOS EL UNICO ESTADIO EN EL MUNDO CON TRIBUNAS ECOLOGICAS….

Ya ahí, hasta el somellier quería someterlo a botellazos. Hubo que mediar, para calmar los ánimos exacerbados.

Cuando las cosas se calmaron, nuestras miradas se cruzaron; mi mirada reclamaba al colo una respuesta, que en formato de “Cómo tribunas ecológicas…???” esperaba  un “Disculpame estuve mal” ; pero sin embargo, completo aquella humillación, con algo que me hizo reflexionar. Si pato, me dijo; tenemos las únicas tribunas construidas íntegramente con Botellas….

El colo se retiró a su habitación. Las empleadas, continuaron con sus quehaceres; el somellier se retiró con parte de enfermo; y yo, me senté en el sillón nuevamente. Un poco, bastante caliente con el colo. Porque el futbol tiene más de cien años, como para venir a decir semejante cosa, sin necesidad caramba.

Con la misma mirada de antes, la empleada de la barra, comprendió mi estado, y me dijo: Señor va querer probar otro varietal…!!!???; si señorita, por favor, tráigame uno envasado en botella ecológica….