martes, 24 de junio de 2014

Edson Duran, El Hombre que más sabe de Fósforos


La fábrica se había instalado a fines de los años 40, en el barrio creciente y fabril de José León Suarez.

 

De casas bajas, jardines floridos, ruido de máquinas daban certeza que esa era la zona para radicarse.

 

Más cuando los domingos por la mañana el barrio se llenaba de aroma a asado, chicos jugando en las calles y potreros y las madres y abuelas, caminando con sombreros de paja, y pañuelos, recogiendo flores de los terrenos desocupados que aún había en la zona.

 

Allí mismo se había radicado, porque además contaba con la voluntad laboriosa de los hombres y mujeres del Barrio, que habidos de volcar sus ganas a un trabajo, se acomodaban a la tarea que le era encomendada.

 

Un beneficio que ni la más profesional de las búsquedas, hubiera acertado con el perfil del trabajador deseado. Buena Gente, decente, honrada.

 

Además el crecimiento inmobiliario del lugar, hacía aún más interesante y rentable el predio, asignando un valor a su tierra, muy por encima del precio de adquisición.

 

Los propietarios, eran dueños de capitales nacionales. Todos ellos, de alguna manera, realizaron el esfuerzo de invertir en su tierra, y fueron considerados pioneros no solo en aquel lugar sino en la Nación.

 

Todo tenía un orden. Todo lucía armoniosamente. No había chico en el barrio, que no presentará su ficha, para ingresar a trabajar a la Fábrica, reconocida como “La Fosforera”, en obvia alusión al producto que allí se fabricaba y distribuía.

 

Como todo, lo que produce identificación, siempre que alguno se cruzaba con los camioncitos que transportaban la mercadería, con el logo de la marca y la dirección de la Fábrica, le dejaba un espacio para el orgullo, y el comentario al ocasional acompañante “¡¡¡ Mira ¡!!!!... ¡!! Eso se fabrica en mi Barrio..!!!”

 

En los años sucesivos, la Fábrica, había adquirido los terrenos lindantes, y así llegó a poseer toda la manzana, que por las dimensiones de aquellos lotes, era realmente muy grande. Para los años ’70 las cosas habían cambiado bastante. Los antiguos dueños, dejaron su lugar a los nuevos dueños, que eran los hijos que habían crecido a la sombra del esfuerzo de sus Padres y estos tenían otro horizonte…otra idea del negocio.

 

La Producción no estaba entre sus prioridades. Más bien, estaba al final del listado, y vieron la luz, cuando entendieron rápidamente, donde estaba el Negocio de la época. Razón por la cual, dejaron cesante a la mayoría de las personas, que con su voluntad y esfuerzo habían contribuido a la grandeza de la fábrica, y comenzaron a traer materia prima desde el extranjero, porque era más económica que la nacional. Se iniciaron en la novedosa faena de ser habitué de Safaris, cambiaron sus domicilios, mudándose de Barrio y “La Fábrica” paso a denominarse “La Empresa”.

 

La última jugada de los herederos, tenía guardada la estocada final. La venta de La empresa.

 

Pero algo bueno hicieron. Se aseguraron que a cada empleado, le conserven su empleo. Así, al cambiar las autoridades, empezó un nuevo ciclo, que se instalaba como aquella primera vez, hace más de 40 años, pero con aires de moderna renovación.

 

Otra gente se acerco a “La Empresa” a formar parte del Staff (otro cambio para los muchachos de la zona), ya no eran los viejos compañeros, sino un Staff renovador con ideas extrañas a las que forjaron las bases de aquella fábrica.

 

La tan mentada renovación, no era más que un cúmulo de estafas y estafadores, que fueron una tormenta de verano que duró casi una década, y que dejaron su marca con secuelas que son difíciles de olvidar y de resolver en el corto plazo. Un desfalco, un vaciamiento institucional en lo económico y en la moral de aquellas personas laboriosas, que aún seguían creyendo en el trabajo honroso y decente, no solo para ellos, sino ya para sus hijos, que habían crecido alrededor de la fábrica.-

 

La Empresa, se encontraba en quiebra, por aquella deuda, contraída por créditos blandos para las pequeñas y medianas industrias, no fueron invertidos en tecnología y maquinaria sino en safaris y viajes al exterior donde a lomo se venían con tv en colores, sumado a una consecución de turbios negociados, donde las arcas de la empresa, siempre quedaban en rojo.

 

Pero un “plan” llegó para salvar a la Empresa, y venía desde muy altas esferas gubernamentales. Una idea maravillosa para el especulador bolsillo y mente maligna de estos próceres de la industria, pero un holocausto económico para el País. La propuesta radicaba en Nacionalizar aquella deuda, a cambio de onerosos beneficios para quienes incluyeron en “el plan” a una innumerable cantidad de empresas, todas asociadas al poder.

Para ese entonces, poco pudieron hacer los representantes gremiales. Algunos ya no formaban parte de la Fábrica y otros nunca más se presentaron a trabajar…..

 

Es que por aquel entonces, las cosas se habían puesto muy pesadas. Había muchas personas que se marchaban del País y otras que las metían presas pero de eso muy poco se hablaba, salvo las personas mayores, y en la tele no se mostraba mucho, salvo a las personas que conducían los destinos de la Nación que eran unos señores vestidos con uniforme.

 

Parece que aquel Plan Brillante, tampoco sirvió de mucho, para levantar la situación en la que se encontraba La Empresa, porque al poco tiempo, los dueños la pusieron en venta, porque no podían sostener el negocio; en realidad los más cercanos, decían que habían metido toda la guita en una isla, porque era mejor negocio (cosa que parecía medio raro, porque además esa isla ni aparecía en los mapas de la época, y tenía un nombre medio extraño parecido al de un lagarto).

Todo aquel tiempo que se ufanaron de sus relaciones y contactos y hasta de haber sido parte de aquellos que financiaron a los gobernantes uniformados, parecía estar llegando al final.

 

Todo pasó muy rápido; vendieron todo, levantaron todo cuanto pudieron y se fueron, por el mismo lugar por donde habían venido. La fábrica volvió a ser la fábrica, y había quedado en manos de una empresa que tenía sus oficinas en el centro de la ciudad; parece que les interesaba el negocio, así que llamaron a los más viejos de la Fábrica, y retornaron aquellos delegados, que habían sido marginados, y pronto comenzaron a trabajar otra vez, pensando en la producción, en el crecimiento.

 

Les llevó mucho tiempo y esfuerzo, levantar aquellos años de vaciamiento. Les llevó mucha dedicación ser creíbles otra vez. Ellos sabían que los “malos” habían sido otros, que las políticas fueron manejadas por oscuros personajes, pero la sociedad seguía viendo el mismo cartel, así que la cosa estaba complicada. Pero ellos confiaban en su capacidad de trabajo y su honestidad. Aquella de siempre. Pintaron el edificio ellos mismos, el mantenimiento a las maquinarias lo hacían también ellos, y hasta acercaban a algún aprendiz, para que vaya viendo como era eso, y de paso que se ganaba unos mangos, quedaba después trabajando junto a los más grandes, siendo un orgullo de la fábrica, por haber empezado bien de abajo.

 

Cuando habían empezado a terminar, cuando habían terminado de comenzar, otra vez un nuevo proceso…otro enemigo oculto saltó desde la oscuridad y con la misma metodología conocida por ellos, los atrapó en nombre del progreso y la modernización…

 

Nuevamente, apoyados en el Poder, aparecieron en escena los adalides de la Empresa Moderna y Ejecutiva, y mediante un plan macabro se apoderaron de la Firma (nuevo nombre, otorgado a la Fábrica), y en nombre del saneamiento, comenzaron a tomar una serie de medidas, en beneficio de la misma.

 

Pero llegaron a través de un programa de asistencia, que aquellos ingenuos trabajadores, confiaron, y permitieron la entrada a un grupo inversor, con fuerte respaldo económico y político, pero con planes opuestos a los de ellos.

 

En nombre de la Revolución Productiva, enmascararon sus operaciones facinerosas, y comenzaron  a despedir al viejo personal, aquel que había hecho grande a la Fábrica, y reemplazaron su prestación con tercerizaciones, de menor costo. También entregaron parte de la producción a otras empresas, reduciendo considerablemente los costos y las personas. Así, TODO se transformó solo en ingresos. La rentabilidad de la Firma, creció hasta cotizar sus valores en la Bolsa de Comercio.

 

Un saqueo de primer mundo, solo aceptado por los más prestigiosos economistas del mundo, con colmillos de oro, mostrados al sonreír como hienas, por esa estafa consumada.

 

Aquellos trabajadores, absortos ante lo novedoso, soportaron estoicamente los embates de los Buitres, y presentaron batalla con sus credenciales de honradez y sus virtudes laboriosas, hasta que nuevos vientos surcaran por allí.-

 

Como todas las épocas, ellos sabían que debían esperar. Saber esperar, y asó lo hicieron, ya que luego de una década repleta de infamias, aquellos próceres de la estafa, terminaron como sus antecesores y cuando ya no había más que “sanear” se fueron por donde habían aparecido; es decir a la oscuridad de la fosa donde habitan y conviven junto a los oportunistas políticos, con su especialidad: la estafa y la mentira.

 

Entonces, otra vez… la gente al frente de la Fábrica, de SU Fábrica, pero ya no estaban aquellos viejos trabajadores; ya cansados por tantas batallas, se retiraron a descansar, a gozar de su jubilación. Algunos también, habían partido, no solo por la vejez. Los destratos causaron estragos en los nobles corazones de aquellas buenas personas, y sus corazones no pudieron resistir tanto ataque.

 

Entonces llegó el nuevo siglo. Con la misma esperanza, pusieron el lomo, para apoyar a quienes se harían cargo de la Compañía (nueva denominación), y allí es donde comienza esta historia….

 

La Compañía, fundamentaba su accionar en el producido en el taller, en la materia prima, en su stock, en las ventas y en la propaganda; esta última, ya un poco más y mejor instalada, porque tenía más de 60 años de trayectoria y el producto, ya estaba instalado en el mercado.

 

Fue así, que algunos Directivos, encontraron oportuno, mejorar su performance, y decidieron ir por los servicios de quienes se consideraban líderes en todo lo concerniente a la fabricación de fósforos, toda una ciencia, para quien habita ese ámbito, una pavada para quienes raspan el cerillo en la caja y lo arrojan al piso.

 

Fue así, que una vez más, la Fábrica, la ex Empresa, la Ex Firma y ahora COMPAÑÍA, seria invadida por personas con otros orígenes, con otra formación, con otros intereses…

 

Así llegó Edson Duran. Intrigante señor, con acento centro americano, pero vivido hombre de mundo. Se sospechaba de el, porque tenía el talante de aquellos oscuros personajes, ya que su altiva y pedante personalidad, engominada de talento, siempre tenía una posición elevada y distante respecto de quienes se identificaban sin saco y corbata, mediante overol.

Sin embargo, se notaba que tenía conocimiento, razón por la cual, algunos respiraron aliviados, porque al menos, no ocupaba su visión, solo en el aspecto material, sino que tenía intenciones de mejorar realmente el proceso productivo.

 

Fue presentado por el Directorio en pleno, frente a los casi 500 empleados reunidos en el salón de conferencias. Las palabras del Director, fueron premonitorias: “Señores, les presento a Edson Duran, el Hombre que más sabe de Fósforos en el mundo entero”

El Alberto, que era delegado, no pudo ocultar su asombro ante tamaña presentación, e hizo escuchar un estruendoso FFFFFFAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ¡!!!!!, como que esa unidad de medida era desconocida por el.

Otros no sabían si aplaudir, o tomarlo como una humorada al mejor estilo Les Luthier. Pero no. Eran ciertas las palabras del Director, porque Edson avaló las mismas, asintiendo con su cabeza. Razón por la cual, el personal se encontraba frente a un creído de lo suyo.

Conforme pasaron las semanas, Edson arremetió con su estilo, y la gente, ya no era la de aquellas décadas pasadas. Estos son más….combativos, menos ingenuos, y comenzaron los problemas…

 

Comenzando con el idioma. No hay peor cosa, que un latinoamericano con idioma deformado, y cabeza reformada por ideas neoliberales. No se les entiende nada. 

Como todo creído, adopta formas y maneras que no le son propias, y entonces es como escuchar a un mono, cantando “a mi manera”…no se puede imaginar.

Empezando que rompe los esquemas de las buenas relaciones, porque anda con un barbijo puesto, cuando camina por los talleres. Una ofensa, para los ánimos susceptibles de los muchachos, porque se sabe que Don Paredes, le gusta comer con cebolla todo lo que lleva a su plato, pero de allí a que sus compañeros se pongan una protección para evitar sus vahos…y viene este muchacho, a pasearse por las secciones con un barbijo…

 

El tipo es de contextura baja; viste siempre con la misma campera; parece que no se cambia de prendas; si bien no aparenta ser del tipo que no se asea, siempre aparece mal trazado (desprolijo)

 

Otro rasgo que lo distingue, es que No come en el comedor, con el resto de la gente;  pide comida y como solo en su escritorio. Es porque no le gusta la comida criolla; no le gusta el dulce de leche porque es muy dulce, ni el mate por muy amargo; no le gusta la carne. El asado. Teme adaptarse a la argentina porque teme perder su idiosincrasia. Cuál ¿?? Si no sabes si el tipo es Ecuatoriano, con Madre Eslava y Padre Japonés ¿?? A esta altura, Edson ya perdió su esencia y es el resultado del liberalismo. A tal punto que resulta muy raro escucharlo con acento caribeño, expresarlo todo en ingles. Parece un personaje extraído de Modern Family….

 

Tiene un carácter de porquería. Es muy quisquilloso, habla lento, muy lento, quizá como estrategia para lograr una mejor comunicación.

Entonces se lo puede ver como se calienta, pero sin excederse, aunque es de levantar la voz de modo muy lento.

Tal vez, sugieren algunos, es porque no se quiere mezclar con la gente. No vino a formar parte, entonces se compromete solo con lo laboral y no busca relacionarse.

 

En otros lados del planeta, puede que esta fórmula sea exitosa. Pero en nuestro País, en ese Barrio….la gente es otra cosa. Justamente, todo lo contrario. Quienes hoy están trabajando, han sido traídos por vecinos, familiares, son todos amigos o conocidos. Son todos de la misma clase social.

 

Transita esa confusión, y por el cargo que ocupa, lo transforma en un soberbio. Es por esto, que, no sabe transmitir lo mucho que sabe. Pero en la escuela donde ha sido formado, si le enseñaron a exigir, entonces no acepta explicaciones y no quiere entender explicaciones. Solo quiere que lo obedezcan. Claro es esa la diferencia entre un rebaño y una muchedumbre. Hay que saber relacionarse, explicar, formar, entender…

 

Se incomoda, cuando no se siente seguro, o no es entendido. Por ese bagaje gramatical confunde muchas cosas. Por ejemplo: Confunde la abrochadora con la engrampadora, y eso propicia la venganza criolla, ya que se lo hacen notar hasta sacarlo de su orden ejecutivo.

 

Nunca pide permiso, ni por favor. Entonces al dirigirse a un empleado, lo hace espetando con mixtura idiomática… “Buen Día Señoritas: ¡Que vaina con esto ¿???” . Cuando las chicas de la administración, les cuentan a los muchachos del taller, cuando comparten el almuerzo, es motivo de sonoras carcajadas, que suponen miradas cómplices, cuando Edson camina los pasillos de la Compañía.

 

Otra frase del Hombre que más sabe de Fósforos, se hace escuchar cuando se encuentra atrapado, para resolver una situación instalada desde las épocas de terror…. “El problema es que se han roto las máquinas y nos han quitado al expertiz”, en obvia alusión al saqueo expuesto y la desvinculación de las personas que verdaderamente sabían y trabajaban…

 

Cuando los dueños iniciales de la Fábrica se habían instalado allí, se encargaron de hacer escuela. Así fue que también fueron pioneros en el cuidado de Medio Ambiente y reciclado de recursos, entonces plantaron el predio de una cantidad de álamos, identificando como emblema de la Fábrica y que les permitió no solo, dar un aspecto campestre a la Fábrica, sino permitir a la naturaleza, que siga cumpliendo su ciclo, ya que era hermoso escuchar a los pájaros, cuando anidaban en sus ramas, sino que era un espectáculo único cuando en primavera la polinización oficiaba el milagro de alfombrar todo el césped de copos y pelusas de algodón. Todo aquello, para que el bueno de Edson, lo defina simplificadamente como “En ARGENTINA se produce lo que se vende”, sin advertir todo aquello, por lo que habían sido plantados, obteniendo un “0” en sensibilidad, ofendiendo una vez más la idiosincrasia local.

 

Así es Edson. El Hombre que más sabe de Fósforos en el Mundo. Su enfoque es neta y absolutamente empresario. Tanto es así, que fue invitado a ser parte de una convención, que congregaba a los popes empresariales del sector, como Orador Principal,  en un hotel súper top en la zona de pilar, donde el costo de la tarjeta era una moneda importante, y todos se mataban por ir y participar; el tenía que decidir también la participación de su gente, cosa que por lo general, habla de un Líder, ya que si es muy generoso en cuanto a enviar a todo el mundo, eso hablaría muy mal de su forma de gestionar, y por el contrario, si solo envía a una persona o a nadie, habla pesimamente de su capacidad de relación, pero muy bien en el ámbito empresario porque es un verdadero GARCA que solo se interesa en su progreso.

En esta oportunidad, Edson no solo no asistió sino que relegó su decisión a las autoridades de la Compañía. El motivo: El tenía que trabajar. No tiene tiempo para esas pelotudeces, razón por la cual, las personas que asistieron, venían a ser la definición lógicamente contraria a la postura de Edson…estaban todos al pedo..

 

El hombre que más sabe de Fósforos, tiene un cometido en su mente;

Dejar la planta en óptimas condiciones, y para eso ESTA APURADO, porque NECESITA TERMINAR PARA RECOGER SUS GALONES E IRSE A CURAR OTROS MALES EN OTRAS GEOGRAFIAS, Y ASI SEGUIR LA RUEDA de su reconocido y tan buscado Management..

 

Pero de todos modos, envío a un emisario, para que lo represente, a su mano derecha; para eso Francisco, su pollo Colombiano, estaba perfectamente adiestrado al modo del Hombre que más sabe de Fósforos…y marchó rumbo a la Convención, con menos votos que Político que dice lo que va a hacer en plena campaña…

 

Lo peor, fue cuando Francisco, encaró para el estrado….la sorpresa fue mayúscula, porque realmente no era esperado, y no se le ocurrió mejor frase para comenzar (descartado esta, que el saludo cordial y los Buenos Días, nunca serían parte de su vocabulario), que decir: EDSON SE DISCULPA ANTE TODOS, POR SU AUSENCIA. NO PUEDE ESTAR ENTRE NOSOTROS, PORQUE EL ESTA TRABAJANDO ¡!!!!!

 

Se recuerda que el Presidente de la Cámara empresaria, un viejo carcamán, con mucha trayectoria y MUCHO PODER, murmuro disgustado a su entorno…”y este impresentable quien es ¿??” “de quien está hablando??”, “Estamos al pedo Nosotros…..????”

 

De todas las estrategias que se pensaron alrededor de Edson, esta fue la que no se tuvo en cuenta; porque fue el principio del fin.

Los Directivos de la Compañía, ante los términos vertidos por el Presidente de la Cámara, fueron lapidarios, para tanto cagón dando vueltas, ya que no podían perder su prestigioso lugar en la mesa directiva, que además tenía llegada a altas esferas gubernamentales….

El viaje de regreso a la Compañía, fue una conversación donde el eje era Edson. El Directivo que menos dijo, fue llamarle la atención; pero el conjunto solo pensaba una cosa; darle salida. No podían mostrar ante sus colegas, que les faltaba firmeza, para un empleaducho (tal la denominación que le otorgaron a Edson, ante la mesa Directiva de la Cámara)

 

Enviaron una carta documento a Edson. Primer síntoma que la cosa venía jodida; ni correo electrónico, ni citarlo a los pisos superiores. Dejaron sentado legalmente su disgusto y entonces comenzó el vía crucis de este personaje, que a diferencia del Cristo, quiso defender su posición, dejando una vez más en evidencia que de Fósforos había de saber, pero que de seres humanos, jamás había rendido una materia…..y estaba reprobando la primera que cursaba…

 

Ni siquiera le arrimaron una silla; lo dejaron parado, y tiraron a discreción toda la artillería pesada, que estos tipos y que Edson conocía perfectamente ya que son las mismas balas que el utiliza para con el resto de las personas…estaba recibiendo la misma medicina y le supo mal, porque cuando quería responder, en ese ámbito, sus palabras no le servían de nada….estaban todos inmunizados por la misma vacuna de la basura de la cual acostumbran a comer y vivir.

Lo cortaron en pedazos. Lo degradaron y humillaron. Esas mismas personas, que hasta no hace mucho tiempo, se vanagloriaron de su incorporación y dejaron en sus manos, la reestructuración operativa y productiva de la Compañía, ahora lo estaban decapitando. Modelo de una manera de Gestionar que es un retazo de aquellas épocas donde estos virus, acostumbraban a comer la fábrica….

 

Edson, bajó destrozado. No le dirigió la palabra a nadie, razón por la cual, a nadie la llamó la atención porque esa era su manera de comportarse.

Se fue por donde llegó. Solo que ahora sin anuncios estridentes y rimbombantes.

 

No se despidió de nadie; ni dejo una nota. Le vieron salir por la cochera, sin barbijo puesto, y nunca más se supo de el. El Hombre que más sabía de Fósforos en el Mundo, no supo apagar el incendio que generaron la llama de sus palabras y su modo de ser, y vio como nadie vino en su ayuda. Ni los que lo trajeron, ni los que trabajaban para el…de nada sirvió su discurso acomodado, para los económicos oídos de los empresarios, ni su redoblado esfuerzo por mejorar la operativa y productividad, fue tenido en cuenta…

Otro inventor de la modernidad, fue consumido por sus propias reglas del juego….pobre….. Que boludo