lunes, 28 de julio de 2014

Un día...toda la vida

Siempre soñé con mi alma gemela


En sus brazos sentía la calidez de un nido repleto de amor y paz

 
Apreté mi pecho junto al suyo y al sentir su corazón recibí

La caricia más tierna que jamás haya conocido

Por el calor que envolvía ese abrazo

 
Su alma tuvo sed…

Abrevo de mis besos y supe de la dulzura

De sus labios


 
Busque a mí alrededor para verla

Pero marcho…

 
Los sueños son reales cuando la intensidad de tu corazón

Te muestra que esa alma vivió en vos desde siempre

 
Y allí seguirá…


 
Conservando la esencia de la pureza del amor….

Que me sostiene y alimenta

Para volver a soñar todos los días con mi alma gemela