sábado, 19 de julio de 2014

Porqué ?


Porque existen en todos nosotros dos necesidades opuestas y simultáneas: la necesidad de ser uno mismo y la necesidad de estar junto a otro.

 
Queremos ser nosotros mismos porque queremos definirnos y desarrollarnos como individuos, ser diferentes, únicos.

 
Queremos estar junto al otro porque necesitamos pertenecer, sentirnos seguros en un conjunto más grande que nuestro yo, ser parte de una sociedad que nos defina y nos contenga.

 
Al entablar una relación con otra persona empiezan los desafíos y peligros.

Si nos mantenemos muy lejos corremos el riesgo de quedarnos solos, de ser discriminados por intentar ser diferentes, de permanecer aislados.

 
Si por el contrario, nos acercamos tanto que nos fundimos con el otro dejando de lado nuestras características propias, corremos el riesgo de perder la identidad, extraviar nuestras creencias y valores, confundirnos tanto con el otro que ya no sabemos donde uno empieza y donde termina.

 
En un extremo el individuo tiene una fuerte personalidad, un poderoso sentido de sí mismo, de sus opiniones y necesidades, pero está solo.

 
Un individuo así podrá tener mucho éxito en el mundo, ser independiente y autónomo, pero no encontrara otro amor que el de sí mismo.

 
En el otro extremo impera la confusión, la persona es víctima de las emociones, no puede pensar en sí mismo porque está perdida en el otro.

Un individuo así se vuelve dependiente, inseguro y detiene su desarrollo como persona.

 
Paradójicamente también está solo, lejos de sí mismo.

El amor es también un entrenamiento, lo es porque solo se puede encontrar la distancia justa dentro del vínculo amoroso, nunca fuera de él.

 
La distancia justa se encuentra cuando los dos miembros de la pareja tienen espacio para crecer como individuos, desarrollarse y crecer en su modo único de ser, y al mismo tiempo quieren ser parte de una pareja.

La distancia justa no es un estado permanente. Se lo alcanza y se lo pierde muchas veces.

Cuando se pierde la distancia justa, lo cotidiano, la comunicación, la fluidez será complicada; o tal vez, se refuerce el vínculo, por necesidad o por miedo. En cualquier caso, sea cual fuere, el destino final, es decir, continuar el camino por separado, o seguir juntos, no será acertada la decisión tomada, si es que LA DISTANCIA JUSTA, no forma parte de tu vida.