lunes, 28 de julio de 2014

Que se yo....

Suelo vivir, con cierto aire cansino; caminar lento, hablar pausado, pensamiento rápido, con tiempos de reflexión...para amigar la mente con el alma.
A veces, me confundo, y pienso si no estoy siendo demasiado generoso, con los tiempos que corren...
Por un lado, siento que hago la mía; por otro siento que estoy fuera de foco; otras que aliento sueños vanos; y en otras tantas, que estoy fuera del sistema....
Siendo un mortal, tampoco alejo de mi, aquellas cuestiones ligadas al sentir...al amor...y entonces, se complica; porque a lo expuesto debo sumarle la constante inestabilidad, el permanente desequilibrio, que producen un vaivén de emociones; todas sanas; todas lindas; todas buenas.
Entonces me pregunto,....que tanto debo? cuanto quiero??? Hasta dónde Puedo ??? tirar de la piola de mi ser; al fin y al cabo soy un ser humano común y corriente, que no pretende más de lo que necesita, ni necesita más de lo que sueña, que en definitiva es vivir...y vivir es tener sueños, es reírse, es dudar, es llorar, pero ciertamente vivir es ser Feliz en cada cosa que se me plantea; me guste o no, es así; he llegado hasta aquí, ponderando aspectos, que desde chico pretendía creer "esto a cierta edad, no me va a pasar..." como si la vida fuera un plan que se pueda ejecutar perfectamente; lo único que podemos es ser Positivos en todo, y veamos si aprendemos a resolver cuestiones en el momento que se nos presentan...y como expresara Oscar Wilde "Desde un Pozo, también podemos ver las estrellas"....
Tal vez, una de las explicaciones del porque somos como somos, es porque venimos de dónde venimos, con genes a la vista, con una identidad patentada Made in "Life", donde somos responsables de todo, y culpables de nada....Freud, por un lado, la Gestalt por el otro.....ver como el barra es Gardel y como el laburante no junta 80 guitas para el colectivo..saber que mi vieja es una ilustre desconocida y una sabia, que de mi infancia y juventud han salido la mayor parte de mis vivencias, que el sacrificio de mi viejo, y que de mi abuela y mi tía chicha han salido la mayoría de mis anécdotas, que mis amigos, son la fuente donde he abrevado el título que te otorga la calle, y que el amor de mis hijas no tiene precio...saber eso me alienta a caminar cansino y a seguir por esta vereda...que no es más que la vereda del sol, por donde me encuentro a diario con gente del palo, que habla el mismo idioma, que le pasan las mismas cosas....