miércoles, 23 de diciembre de 2015

Terror en la Terraza.... (Cuento con Moraleja)


Miró desde abajo a la terraza. Contó uno a uno los escalones.

Doce peldaños separaban el antes y después que definirían su destino.

Decidió enfrentar lo que tanto temía: La cobardía y el miedo para resolver algo que nunca pudo y que solo él podía hacerlo. Nadie podía ocupar su lugar. Estaba en la más absoluta soledad…

Subió por la escalera escorado en la pared, sin mirar sus pasos, mirando hacia arriba.

Sospechaba que su corazonada era una confirmación y quería comprobarlo.

Esperaba encontrarse con aquella imagen; sabía que enfrentaba el momento largamente esperado y tan temido

Una figura se ubicaba en un rincón donde apenas se dejaba ver, esperaba por el…

Se dio ánimo tomando una bebida muy fuerte…. y se fue acercando muy despacio a desterrar sus miedos; aquellos que había alimentado en su mente.

La lentitud de sus pasos… la respiración aceleradamente imperceptible… los músculos de sus piernas entumecidos y sus manos transpiradas evidenciaban la adrenalina nerviosa de la exposición

La valentía del instante, contrastaba con la cobardía de toda su vida

Finalmente irguió su cuerpo; impávido, ordenó su mente y serenó al corazón.

Pensaba en fracciones de segundos, que si no resolvía aquello, nunca podía llegar a ser el hombre que creía ser; y tenía claro, que debía hacerlo ahí, ahora y solo

De frente encaró y tomo la decisión más difícil de su vida.

Enfrentó su falta de valor y encaró aquella figura…. La chica estaba parada en un rincón, esperando ser avanzada…observando los movimientos del pretendiente

Titubeo en la escalera, porque recordó sus fracasos anteriores; balbuceando guturales expresiones del miedo que tenía…no tuvo más remedio que hacer frente a la situación.

La música no dejo escuchar muy bien las palabras que le dijo a la chica.

Pero la respuesta de ella, se escuchó claramente; fue mordaz y categórica: “YO NO TE SAQUE NADA…. VOS ME LO DISTE A MI…”

Las personas de alrededor, acompañaron el momento, con miradas de estupor y comentarios de bajo tono

Nadie sabía el motivo, menos aún el origen de las palabras que motivaron esa respuesta.

Los corrillos y la imaginación, dieron forma a todo tipo de comentarios desacertados.

El pibe había quedado pálido y carente de reflejos y no supo que decir, porque solo le dijo:

“TU AMOR SE QUEDO CON MI CORAZON”

 Moraleja: Cuando seguro estés de tus palabras, expresa tus sentimientos