sábado, 12 de diciembre de 2015

La carta que nunca llegó...


Su destino estaba signado por la pesadumbre de no ser

Muy dentro de él sabía que viviría sin llegar nunca a la puerta de aquella Mujer la carta que declara su amor por ella

Aun cuando pasara el tiempo y la espera limara la ansiedad de su doloroso silencio… La posibilidad que aquella esquela llegara a manos de su amor imposible era tan imposible como mantener oculto su sentir.

La distancia no impedía llevar su imagen por donde sea que se encontrara… La locura lo invadía, cada vez que la sentía a su lado

Tan real como hablar con ella…sentir sus manos…besar sus labios

Necesitaba vivir, sintiendo que alguien esperaba por el…

La dimensión de un amor…no se califica por la presencia física…sino por la intensidad y pureza del sentimiento

Murió de viejo. Jamás supo si la carta fue leída.

Pero siempre sintió vibrar su alma y con eso le alcanzó para ser correspondido…y amar profundamente a esa Mujer…soñando que estaba esperando por el…