domingo, 2 de octubre de 2016

Jesús o Barrabas...


Es en un tiempo donde las palabras fueron proscriptas hasta enmudecer y la verdad puesta a juicio para comprobar si es cierta como la mentira.

Por carecer su alegato de aceptación entre el jurado, su señoría sonriente la encontró culpable siendo inocente y sentenció su condena obligándola a callar para siempre.

La incoherencia sensata sigue en libertad y su vacío completó los contenidos de nada siendo ese el parlamento escuchado, por eso habla cualquiera adjudicándose la razón absoluta.

Proscripta la palabra, presa la verdad, solo el sentimiento queda. Nadie puede con su esencia… de amor puede hablar quien quiera…pero solo es de aquellos que lo entregan

No hay comentarios.:

Publicar un comentario