sábado, 6 de febrero de 2016

Mercaderes del Templo


En la escuela de mi barrio

Uno más uno da dos

 

Les escucho decir cosas que

Conozco de hace tiempo

Cambian palabras

Dan vuelta todo

Sabemos muy bien

Que pretenden

Si todo quieren tener

Deben ganárselo

Con el sudor de su frente

Es muy fácil hacerlo

Cambiando las reglas del juego

Para favorecer a unos pocos

La historia se repite

Siempre es igual

Da la casualidad que los que estan mal

No son los pobres

Sino los que más tienen

 

Economizan al máximo

Lo que no les pertenece

Enseñan cómo se hace

Para no gastar de más

Sin saber cuánto cuesta

Ganarse el mango

 

No me hablen de intereses

Ni de bonos cotizados

No subestimen… No sobren

A nadie traten de idiota

Porque se mandan al frente

Son los mismos que comulgan

Los domingos en la misa

Cantan gregoriano y rezan en voz alta

Su limosna dadivosa

Pueden guardársela

Nada podrán cambiar

En la escuela de mi barrio

Uno más uno da dos