domingo, 11 de enero de 2015

Mi Tía María Elena

Como es eso de la identidad y la educación, que en mi caso, es tan claro que no tengo dudas de quien soy, por aquello de SOMOS COMO SOMOS porque VENIMOS DE DONDE VENIMOS…

En la familia donde provengo, mandaban las mujeres

En realidad, gozaban del lugar que los hombres por calidad humana les otorgaban y eran merecedoras del sitio de honor, que como un trono, ocuparon con altura.

Casi puedo afirmar con certeza, que más que mandar, amaban.

Ese era el distingo por el cual, el matriarcado tantas veces citado en cada anécdota, pasó a la historia, cada vez que una de las Damas de la corte partía de gira…

A todas, les guardo un lugar en mi corazón. En cada recuerdo permanente.

Hay un vínculo, que no solo es existencial, sino que trasciende lo genético.

No es celular, el motivo por el cual, yo he caído en el seno estas Familias (materna, paterna, política). Resulta evidente, que una mano divina es la que define como se forma el equipo..

Aquí no hay dudas ya, que los que hemos sido colocados por mano celestial, en esta institución familiar, como vástagos herederos de un linaje sanguíneo que se caracteriza por…..el amor, somos los responsables de continuar el camino trazado..

Quedamos nosotros ahora… veremos si somos capaces de honrar tanto amor recibido..

De las fuentes de la crianza, en la cual bebimos, hemos recogido los nutrientes, que nos dan la fuerza, y la entereza, el aplomo….para ser ejemplo para nuestros hijos.

Lo que no creo…que tengamos la capacidad y la altura, es para ser protagonistas de historias…como las que vivimos…y contamos como un cuento para conciliar el sueño de los hijos que llegaron...

Sin dudarlo. La tía María Elena. La Negrita pica en punta, en el anecdotario y tiene un lugar en el  cuadro de honor

Era la hermana de mi Papá. Mi Madrina.

Si no hubiera sabido quienes eran mis antepasados, no hubiera tenido problemas en identificarlos rápidamente. Ser es pertenecer a las formas, modos, usos y costumbres de la Negra y Marieto.

Cualquiera que mire la cara de nuestros hijos, los ve a ellos. Ni hablar en los gestos…y espantan los modismos adquiridos por los mocosos…

Es obvio que la genética es mágica. No es ADN…es impronta…parte de aquellas historias hechas realidad.

Decía que la Negrita, sube al podio, porque teníamos relación tan cercana como directa. Mamá de mi primo Carlos, me elevó a la Categoría de Hermano, porque el Cacho es mi hermano junto con Daniela. Nos sabemos de memoria. Pueden pasar siglos sin vernos que sabemos todo de nosotros.

Compartimos Todo y de todo. Desde los juegos y sueños; hasta carnavales y vacaciones.. quedarnos a dormir, las salidas de adolecente…

También, y es justo decirlo, la genética tuvo riquezas, con la aportación de Malena (mi Mamá) y Salvador (mi tío), quienes dotaron de equilibrio, calma y razón al terremoto de los otros dos…

Si no hubiera conocido a mi Tío Salvador con su calma y parsimonia, transmisor de Paz, hubiera jurado que mi viejo era el Hombre Radiactivo. Que vitalidad tenía es Hombre por Dios ¡!!!

Mi tía era presumida de su adorado hermano, y no se quedaba atrás con eso de no quedarse quieta… Que los pario ¡!!! Como hinchaban las pelotas ¡!!

Todo lo que hacía mi viejo, la negrita le agregaba tres ceros…

Siempre me contaba mi Mamá, del día que siendo yo una criatura recién nacida, ante la explosión de una garrafa de CO2 que cargaba un sifón…me agarró del cochecito y salió corriendo para la calle….DEJANDO ENCERRADOS A TODOS EN LA COCINA ¡!!!

Cuando volvió a entrar, y ante los reclamos populares por su huida y posterior encierro, los enfrentó a todos y dijo: ¡!! Y BUENO VIEJO ¡!!! YO SALVE AL CHICO ¡!!!

Autora de la célebre frase “YO LIMPIO, POR DONDE SE VE….y POR DONDE NO SE VE…”, estaba baldeando a baldazos de agua, hasta que le tiro a un enchufe….y para apagar el incendio, le tiró AGUAAA ¡!!! Mi abuelo Silverio, con el tono de voz de un Angel, le dijo…PERO NEGRITA…

Eso si…el día que Silverio se enojó hasta su máximo extremo, cuentan que fue, cuando navegando por los botecitos en los lagos de Palermo, la Negrita se asustó por el movimiento en el agua de la embarcación (se habrá pensado que estaba en el Titanic la Negrita), y se paró en el bote a los gritos en el medio del lago….cuentan que Silverio le amenazo con partirle un remo en el balero..

Otro día,  un elefante se escapó de un circo….y encaró al colectivo.. donde venía la Negrita…para que ¡!! A los gritos por Triunvirato…obviamente el elefante a la única que perseguía era a ella…

En unas vacaciones que compartimos en Cordoba, en una kermese, mi Papá estaba jugando en esos juegos, donde se trata de tirar con un rifle a unas figuras que aparecen porque mi hermana quería un osito de premio…como mi viejo le acertaba a todo lo que se movía…se empezó a llenar de gente…y la negrita no perdió oportunidad para tirar al viento y que se escuche y se sepa “MI HERMANO ES CAMPEON DE TIRO!!!”

Los recuerdos se sumarán y seguramente las historias, las vivencias surgirán en lágrimas y sonrisas.

No estemos tristes. Seamos dignos de seguir los pasos que nos trazaron y tengamos FE que Si hemos de poder contar historias y recordar a las personas que nos amaron, quiere decir, que entonces no nos dejaron. ESTARAN POR SIEMPRE JUNTO A NOSOTROS

Ese es el milagro de la Vida eterna.

Que descanses en Paz Tía María Elena

Dale un Abrazo a mi Viejo y un Beso a mi Mamá