jueves, 3 de noviembre de 2016

Querer Ser


Miles de veces se cuestionó y el triple de veces volvió a hacerlo

Sabía que tarde o temprano se enfrentaría lo que temió durante toda su vida y lo consideraba un seguro revés, del peor rival.

SU ALMA

Fue su momento menos deseado y el más postergado.

Lo ignoró hasta llegar a exceder sus límites adoptando como forma habitual una persona que no era, evitando pasar por ese dolor porque era mucho y su umbral no lo podía resistir

Como un gong sacudió muy fuerte toda su estructura cuando escuchó… “No te entregues…no bajes los brazos”

Una realidad advertida por su conciencia y que nunca pudo reconocer por miedo ni responderse por negación

Sin que termine de escuchar, cerrando los ojos suspiró “Mi vida ha terminado…”

Al borde del llanto, con un hilo de voz exclamó… “Es lo que hay…”

Se recompuso y siguió adelante con su día hasta llegar a su hogar

Pensó y Pensó porque alguien se dio cuenta y desnudó su flaqueza mirando a sus ojos. Que tiene la mirada que no puede esconderlo del mundo exterior

Hizo cuentas toda la noche y le dio que hace 3 lustros que se entregó. Triste por el tiempo que pasó, recluido en su adentro, concluyó que está purgando condena por el delito que cometió: “QUERER SER”