lunes, 2 de mayo de 2016

Mujer Sagrada


Así empezó la tarde

Propuesta largamente esperada

Voy a cerrar mis ojos y hace lo que quieras…

Vacilé y por un instante no supe que hacer

Despojado mi represión interior

Fui por ella

Contemple su desnudez

Dibujada sobre la cama

Mi vista regocijé con su belleza

La aborde con instinto cavernario

Me solté… Ese era su clamor

Cumplí todos sus deseos…

Deseosos de placer

Nuestros cuerpos

Refugiaban su placer en el otro

Se buscaban más y más

Sentimos ambos volar

Entregados al ardor

Apasionadamente…

Nos amamos una y otra vez

Así nos encontró la noche

Entrelazados y besándonos

Sin importarnos el tiempo

Nos dijimos cosas al oído

Nos miramos dulcemente

Te conté cosas de mí

Que ya conocías

Me pediste…

Que dejé atrás

Aquello que me reprime

Te respondí que sí

Cuando comenzó la tarde…