martes, 22 de marzo de 2016

El tren



Por todas las veces que dejes pasar el tren

Deberás saber que no vuelve atrás por la misma vía

No te hablo de oportunidades perdidas

Sino de situaciones de vida que jamás has de olvidar

No te alarmes. No entristezcas.

Estas cosas pasan y dejan su marca en las personas

Para unos serán cicatrices. Pero en realidad son recuerdos…

Algunos seguirán su camino. Puede que varios sepan que les pasó. Pero muchos… no solo no hablarán más del tema sino que dedicarán su vida a ignorar sus experiencias.

Otros…no se resignarán.

Regresarán a la estación donde perdieron el tren y allí estarán un rato…en silencio…pensando…Se estan buscando. Estan patentando su forma. Pero se fortalecen  

Parecen perdidos. Pero no. En realidad les duele por dentro pero no lo demuestran. Solo el que los mira a sus ojos lo advierte.

Te lo cuento para que entiendas.

Esa es la diferencia entre la realidad pragmática y la sensibilidad del ser. Que respeta. Llora en silencio. Se calla pero no se entrega. En su convicción persevera.

Es por eso que se regocijan cuando luego de tanta espera toman aquel tren, empezando el viaje que debieron hacer hace tiempo. Hay recuerdos de vida que jamás se olvidan…