domingo, 30 de agosto de 2015

Guante Blanco

Solemnes palabras dedican quienes aconsejan sacando provecho para sí, abusándose de las personas de bien;  gozan del título de nobleza de Hijos de mil Putas.

Basan su predicamento en mentiras con buen relato, que todos deben aceptar porque se dicen desde una posición ventajosa y no toleran contradicción a sus dichos.

No tienen caducidad de tiempo, y se sostienen porque entre fantasmas no se pisan las sábanas

Mañosa manga de arteros traidores; manipulan la necesidad humana, y se apoderan de las miserias de las personas, para decir lo que nunca hacen; y cuando lo hacen, cacarean como gallina que puso un huevo.

Enseñan al revés. Educan para que les agradezcan de por vida. No saben de DAR, más bien de pedir, y se mofan de ser Patriotas, que dan la vida por su Pueblo.

A la hora de mostrar su recorrido, no tienen nada. Parásitos con foja cero, solo pueden mostrar una foto trucada en alguna autopista, y la herencia abultada de sus bolsillos corruptos.

Presentan y representan la antinomia del ser.

Cuentan con respaldo económico, mediático y Judicial.

Tienen suerte. Nunca son puestos a juicio. Pensar porque ¿?

Seguramente prestaran atención a palabras expresadas de este modo, en lugar de mirar para sus adentros, y moderar sus comportamientos y calmar sus ansías de perpetuarse en el tiempo.

Para distraer intentarán asociar lo expuesto a una plataforma que desoriente, y sacar provecho nuevamente y deslindar responsabilidades, que Nunca tienen ni se hacen cargo.

Estan atentos a no tolerar este insulto a su respetado nombre y trayectoria intachable, que revisada un después de tiempo, estará viciada de atropellos y estafas morales.

Sus denunciantes ocuparan sus lugares, y nada harán más que continuar con el método y adecuarán el discurso a su momento.

Viven y se sostienen gracias a que el pueblo está ocupado trabajando y llevando su vida adelante con digna humildad.

Recurren a él, cuando necesitan establecerse. Acuden a él, cuando se les acaba el tiempo…

Son temerosos cuando la gente eleva su voz.

No vaya a ser cosa, que se les corte el negocio.

Han demostrado que si tienen que vivir como lo hace el resto de la humanidad, no tienen capacidad.

Claro… no saben nada de trabajo, y no saben que las buenas personas acostumbran a decir la verdad…