sábado, 30 de mayo de 2015

El éxito del Fracaso

En un momento cualquiera

En el instante preciso

LAS COSAS PASAN

Las causas no se aparecen cuando ocurren.

Se acumulan dando señales, que no se advierten, porque se vive de momentos. Parece que pasando el AHORA, el antes y el después estan demás.

Cuando pasan las cosas las cosas pasan.

No por motivos azarosos. Ni siquiera producto del no saber, o el no darse cuenta.

Las cosas pasan por una CAUSA.

Asígnale cualquier procedencia. El amor, un accidente, una carrera profesional. Lo que quieras. La cuota del factor suerte, es muy pobre y no resulta determinante, al momento que se necesita saber el origen de PORQUE PASAN LAS COSAS

Las cosas pasan, porque así se vive.

Ocurre que…

La excusa, se hizo cargo de la escena, y acomodó el discurso endulzando los oídos de la sociedad, que fiel a su forma, se entrega mansamente, hasta que tarde, se revela contra el sistema, que para entonces, ya cambió de vereda, de fisonomía y se erigen en referentes de modelos vacíos que lo único que portan son virus sin cura, que causan males que duran generaciones.

La mentira, ocupa el lugar de siempre y saca provecho de la distracción general, para seguir lucrando con palabras huecas de contenido,  por sobre la verdad que habla  poco.

El fracaso, les da albergue en su morada, y atropellan todo cuanto enfrentan, como partes de una sociedad sin declaración jurada, que miente y estafa, pero cuentan con el aval de todos.

Fíjate… a vos te digo

Solo párate un rato a mirar tu propia realidad.

Date una vuelta por vos mismo.

Se honesto y decime si también formas parte del ejercito de inyectados con el virus del HAY QUE VIVIR EL HOY, y contéstame si en algo de lo que haces, dices o piensas, no formas parte del club de la excusa, la mentira y el fracaso.

No te acuso de nada.

Pero si alguna vez, pensaste “ESTOS NEGROS DE MIERDA”, o expresaste “Y BUENO, YO LE DIJE, PERO NO ME DIO BOLA”, o miraste para otro lado cuando algo estaba mal, no le eches la culpa a un gobierno, ni creas que sos víctima de un sistema, ni levantes la voz, clamando tu inocencia, porque estas hasta las manos.

Sos producto de la forma a la cual acostumbraste a pasar tus días. VIVIR EL MOMENTO, es lo único que te interesó

LA CAUSA, que nunca pasó por tu cabeza, por aquello de ganar a cualquier precio, hoy te condena.

Sos un pobre idiota, que compró el lugar donde se sienta, por status, y estas tan vacío como tu discurso. Sos la CAUSA de tu propio momento.

Cualquier semejanza con la coincidencia es pura realidad…