domingo, 14 de junio de 2015

No matemos a la Víctima

Las sociedades se acostumbran a todo.

Siguen adelante, como reses en él pasa ganado, y ya no sienten nada.

Ni siquiera advierten que serán el próximo en cualquier momento

Conviven con eventos que les pegan de cerca y la consigna es….seguir adelante acostumbrándose a todo


Rara adaptación humana, que solo se expresa cuando el modo imperante establecido como NORMAL se desvía y molesta su anestesiado andar, para descargar toda su ira y presentar como enemigo público a Un pibe que se alcoholiza o consume o simplemente es distinto y los molesta

En ese momento la sociedad toda, reacciona y exige lo que hasta ese momento se dedicó a ignorar…


Que queres ¿?, no saben lo que es el trabajo ¡!!

Son lacra ¡!!! Fruto del olvido de varios gobiernos ¡!!! 

Hay que meterlos presos ¡!!!

Es una generación perdida ¡!!

Hay que matarlos ¡!!

Debería volver el servicio Militar ¡!!!

 

Esto no es un juicio de valor

Mucho menos un intento de semejanza al accionar descripto


No tengo conocimiento, ni autoridad moral, ni he sido educado para señalar o para juzgar a alguien, que sufra por una adicción.-


Honestamente, ignoro muchas cosas, respecto de un tema tan delicado.


Un mea culpa debería ubicarme y ver cuanta participación he tenido también sobre este tema.


Claro que se va a negar todo, porque ver TODA la historia no conviene

 
No ignoro que esta tierra tan necesitada de la transgresión juvenil, es aprovechada vilmente, por los mercaderes de lo oscuro, negociando desde la clandestinidad, con la libertad de las personas.


Su crueldad le conocemos, pero están cubiertos legalmente porque tienen poder y monetariamente porque su negocio genera muchos beneficios al entorno….que los cubre ante cualquier demanda.


No planteo, siquiera la legalidad, o no. El beneficio clínico, o la libertad de una persona de hacer lo que le plazca sin que al hacerlo perjudique a otro.


Pero me molesta, que se juzgue y se condene a una persona encontrada culpable por hacer lo que hasta hace un rato era visto y aceptado por las reses costumbristas de la sociedad.


Que porque ha “equivocado su proceder afectando la moral ajena”, se le cae con todo y el tipo lo único que hizo, fue lo que el mandato social le impuso. 

Con esa acción se acaba el problema. ¡!!!


Es aquí donde pretendo entrar; los máximos responsables de esto, ni siquiera son aquellos mercaderes nefastos, sino la sociedad costumbrista y pacata que toda la vida le ha dado la espalda.


Si ahora se pide rigor, porque es un pibe que no trabaja, o no le enseñaron, la pregunta es…Porque no trabaja y Porque no le enseñaron ¿?

 
Porque se cree que hay derecho a considerar un residuo, a todo aquello que se sale del paradigma impuesto ¿?


Si no te pones la escarapela o no cantas el himno, no sos patriota, para estos imbéciles…

 
Porque ahora; cuando está instalado en nuestra sociedad, le caen a una persona, que mas que culpable es víctima ¿?


Que les enseñamos ¿? Desde cualquier pantalla, publicidad, y entorno, se los anima a Todo, para luego acusarlos por comportamiento indebido...


A quien le importó su Madre, cuando no tenía para comer ¿?

A quien le importó si fue gestado con amor y por amor ¿?

A quien le va importar el chico dentro de 20 años ¿?

 
Es un ser humano mas; uno mas de la larga lista de personas que son olvidadas, y dejadas de lado por la sociedad anestesiada, que los empuja y los obliga a estar en esas condiciones.


Tengan Cuidado; porque el que hoy cree, que tiene asegurado un puesto de trabajo, un lugar en la vida, es parte del sistema, y lo será la generación futura que procree, que serán animados a ser dentro de lo establecido, gozando del beneplácito social, hasta que equivoque el camino que le fue establecido como NORMAL. Entonces será enjuiciado y sometido y despojado y olvidado.


La visión simplista seguramente dirá, “Bueno, el se lo buscó”, y será aceptado por el común de la sociedad, que aplaudirá cuando el problema sea resuelto y quiten del medio a ese energúmeno.-


Que pase la res que sigue…ya sabemos cómo nos fue con esa historia…

Por favor, NO MATEMOS A LA VICTIMA